Logo-Footer-Otorrino-Oi2

Tratamiento para enfermedades de nariz y senos paranasales

3Nariz-y-Senos-Paranasales-Oi2

El trauma nasal puede resultar en daño a la piel, al cartílago o a los huesos de la nariz. Es importante buscar atención médica para asegurarse que no se tenga un hematoma septal (un coagulo por debajo de la mucosa del septum o tabique) ya que esto requiere ser tratado de manera urgente. También se puede presentar obstrucción nasal y sangrado, en raras ocasiones puede haber salida de líquido cefalorraquídeo o pérdida del olfato (anosmia).

El septum o tabique consiste en un cartílago y una delgada lámina de hueso. La septoplastía es una cirugía que está indicada cuando la curvatura o desviación del septum causa problemas para respirar y congestión nasal que no mejorar con medicamentos. La cirugía dura menos de una hora y la recuperación postoperatoria es rápida. Los riesgos de la cirugía son sangrado, dolor, infección y en raras ocasiones perforación del septum, cambio de la forma externa de la nariz y adormecimiento de los dientes centrales superiores.

 

Los senos paranasales son espacios de aire en los huesos faciales que están conectados por medio de pequeños pasajes con la nariz. La sinusitis ocurre cuando los senos se inflaman, se infectan o se obstruyen. Los síntomas de la sinusitis son nariz tapada, presión o congestión facial, salida de moco, dolor de cabeza, fiebre o pérdida del olfato. Muchas veces sólo en necesario tomar antibiótico y aplicarse sprays nasales para mejorar, sin embargo, cuando esto no es suficiente se requiere una cirugía para mejorar y evitar complicaciones.

La cirugía es efectiva en el 90% de los casos, sin embargo uno de cada ocho pacientes requerirá una segunda cirugía en los siguientes 5 a 10 años. La cirugía se hace con endoscopios e instrumentos especiales, el objetivo es abrir los senos para evitar inflamación e infecciones. Después de la cirugía hay que evitar sonarse la nariz y realizar esfuerzos.

Existen algunos riesgos al realizar esa cirugía, estas complicaciones son poco frecuentes pero es importante mencionarlas. Uno de cada 500 pacientes puede presentar complicaciones menores en los ojos (inflamación o visión doble) y uno de cada mil pacientes puede presentar salida de líquido cefalorraquídeo por la nariz.

 

Es común en niños, adultos mayores o en personas con problemas médicos. Generalmente los sangrados nasales son cortos y fáciles de tratar, pero cuando duran más de 20-30 minutos deben de acudir al hospital. El sitio de sangrado más común es en el tabique nasal a la entrada de la nariz y puede ser causado por trauma (tocarse esta área con los dedos o uñas frecuentemente), resfriados, sonarse la nariz o por uso de cocaína. El sangrado puede durar más si la persona tiene problemas del corazón, la presión alta, problemas en la coagulación o toma warfarina o aspirina.