Logo-Footer-Otorrino-Oi2

Otorrinolaringología
para niños

4Otorrino-Pediátrica-Oi2

Las amígdalas o aginas tienen como función combatir los gérmenes que afectan la vía respiratoria en la infancia, a partir de los tres años de edad las amígdalas se vuelven menos importantes en la defensa contra las infecciones y se hacen más pequeñas. El cuerpo humano es capaz de erradicar infecciones sin las amígdalas. Cuando las amígdalas causan más daño que beneficio es cuando está indicado quitarlas, es decir, cuando un niño tiene muchas infecciones que requieren antibióticos y que hacen que falte a la escuela.

Preparación para la cirugía:

  1. Platique con la escuela para que su hijo pueda faltar dos semanas.
  2. Platique con su hija o hijo sobre la cirugía, en mi consultorio tenemos libros que pueden ser utiles. También te mandaremos un cuento para que se lo leas unos días antes y el o ella esté preparado. Eso nos ayuda a reducir la ansiedad y nervios.
  3. La cirugía es corta y segura.
  4. Preparen juntos una pequeña maleta para ir al hospital, no olviden llevar su jugueto o peluche favorito porque nos encantará que nos acompañe a quierófano!
  5. Un día antes de la cirugía pueden ir junto a comprar helado y paletas heladas de sus sabores favoritos para disfrutarlas después de la cirugía.

 

La cirugía:

Existen dos tecnicas de amigdalectomia, la total o tradicional y la intracapsular. Aquí te mostramos las diferencias:

 

Total

Intracapsular

Técnica quirúrgica

Se extirpa completamente la amígdala, incluyendo su cápusla

Se reseca >90% de tejido amigdalino y se deja la cápsula fibrosa

 

Técnica más común a nivel mundial

No recomendada en sospecha de malignidad o cancer

Cada vez más frecuente en Europa y EUA

Recomendada para apneas del sueño

Beneficios

Menor riesgo de infecciones en el futuro

Menos dolor

Menor riesgo de sangrado

Recupderación más rápida

Menor riesgo de deshidratación

Riesgos

Sangrado

4 de cada 100 niños requiere regresar al hospital por presentar sangrado postquirúrgico

1 de cada 100 requiere una segunda cirugía para detener el sangrado.

Dolor intenso

Riesgo de deshidratación

Mayor riesgo de readmisión hospitalaria

Crecimeinto del tejido amigdalino (2.6% de los pacientes tienen crecimiento que amerita una segunda cirugía 3.9 años después de la primera operación)

 

Riesgos y complicaciones:

La complicación más importante de esta cirugía es el sangrado, por lo que los niños y niñas deberán estar acompañados y vigilados en los primeros 14 días. El riesgo de sangrado se relaciona con la técnica quirúrgica y está descrito en el cuadro comparativo de arriba.

El dolor después de la cirugía puede ser intenso especialemente a los 3 días de la cirugía, dejamos medicamentos para controlarlo pero recuerda que me puedes marcar en cualquier momento.

Durante la cirugía puede lesionarse algún diente, principalmente si ya está flojo.

Es importante comer bien despues de la cirugía, te aconsejamos dar el analgésico media hora antes de cada alimento durante los primeros días. Se recomienda una dieta normal después de la cirugía con muchso liquidos, helados y frappres.

Te recomendamos quedarse en casa 10-14 días después de la cirugía.

 

Las adenoides es tejido linfático que se encuentra por detrás de la nariz. En niños menores de 3 años ayuda a combatir las infecciones, después de esta edad su función disminuye. Cuando las adenoides crecen mucho pueden tapar la nariz, causar ronquido nocturno o apnea del sueño y también pueden afectar los oídos. La adenoidectomía ayuda para reducir las infecciones en los oídos, nariz, senos paranasales y garganta. Las adenoides se quitan por la boca o por la nariz. Es poco frecuente, pero pueden crecer de nuevo especialmente si se quitan en niños muy pequeños.

Se recomienda una semana de recuperación en casa. Las complicaciones de esta cirugía son poco frecuentes (sangrado, lesión de un diente, cambio temporal de la voz o mal aliento temporal). Es muy raro, pero algunos niños pueden presentar salida de líquido por la nariz al estar bebiendo líquidos, esto se debe a debilidad de los músculos de la garganta y suele ser transitoria.

Los tubos de ventilación son pequeños tubos de plástico o titanio que se insertan en la membrana timpánica para permitir el flujo de aire entre el oído externo y el oído medio. Ayudan a equilibrar la presión y mejoran la audición. Por lo general son sugeridos cuando el niño presenta otitis media serosa o líquido en el oído que no se a resuelto con tratamiento médico convencional o que disminuye la conducción del sonido.

Se pueden colocar en el consultorio o en quirófano, dependiendo de la edad del paciente. Los tubos permanecen en el oído entre 3 meses y un año (en ocasiones más tiempo).

Riesgos de la cirugía: las complicaciones son raras. Se puede presentar una infección después de colocarlos y caerse antes de lo previsto. Por otro lado también pueden quedarse más tiempo y correr el riesgo de dejar una perforación residual que requiera cirugía.

 

Cuidados después de la colocación de los tubos de ventilación

  • Después de la cirugía puede tener escurrimiento de liquido o sangre por el oído, esto es normal.
  • Pueden tener poco dolor en el oído, si es necesario puedes darle paracetamol
  • Puede volver a sus actividades normales después de recuperarse por completo de la anestesia
  • Puede volar en avión
  • Albercas y agua
    • Su hijo puede necesitar tapones para los oídos al
  • Nadar o sumergierse por más de 2 metros en el agua
  • Nadar en estanques, lagos o albercas sin cloro.
  • Mojar su cabeza en la tina.
  • Cuando entre agua en el conducto auditivo y haya dolor, incomodidad o

Una vez que los tubos se extruyen y que el tímpano ha cicatrizado bien ya no hay necesidad de seguir con estos cuidados.

En nuestro país 4 de cada 1000 niños nacen con sordera que requiere tratamiento inmediato para poder estimular su cerebro y lograr que desarrollen un lenguaje oral normal. Las causas de las pérdidas auditivas pueden ser ambientales o genéticas, por otro lado la pérdida auditiva puede estar presente desde el nacimiento o desarrollarse después. La colocación de implantes cocleares y la estimulación del proceso auditivo se logra a través de una cirugía y de un seguimiento estrecho a través de terapia de auditivo-verbal y de una programación adecuada de los implantes. El proceso de implantación es complejo porque involucra a un equipo multidisciplinario para asegurar el mayor éxito.

Es común que los niños se introduzcan cosas en los oídos, la detección y retiro oportuno por médicos especializados es importante para evitar dolor y daño a los oídos de los niños.